Las palabras de Michelle: Todas son Eurídice