Las palabras de Michelle: Ni taínos.