Las palabras de Michelle: Esta ciudad maloliente.