Las palabras de Michelle: A ti, desde la cuesta